Loading...

martes, 8 de noviembre de 2011

"ERASE DOS SENOS, UNO DERECHO Y UNO IZQUIERDO"

Siempre supe, que las personas no envejecemos cuando se
nos arruga la piel. Solo cuando dejamos de amarnos y 
acariciarnos...

Y yo cada día me acariciaba. Abrazaba en mi soledad el país
de mi cuerpo, que a veces era tan mío y otras veces tan ajeno.
Yo me quería y comprendía, que cuando mis manos rozaban
en silencio mi deseo, no prestaba atención, a dos montañas como
senos. Uno izquierdo...y uno derecho. Volcanes de pasión amada,
pero a los que nunca le prestaba, la atención necesitada.

Eran sensuales y delicados. De tamaño perfecto. La medida
justa que abarcaba una mano. De coquetería innata. 
Provocadores de sexo en erectas madrugadas. Dueños de
tantas miradas. Algunas furtivas. Otras equivocadas...de
esas que preguntabas y contestaban..¿yo?, ¡pero si yo no 
los miraba!. La mayoría asombradas por lo que habían alimentado
y lo bien que se encontraban. Eran super elegantes. De anatómica
belleza. Pero al fin y al cabo, lo que realmente importaba, ¡es que
nadie los palpaba!

Y una tarde que estaba sola, quise un tributo brindarles.
Tomé una botella de vino Chleno que me encantaba y, ante
un espejo de destellos de plata, los descubrí con la mirada.
Lujuriosa y taciturna. Insolente deliraba . Era una celebración
como un cuento de hadas. Mi piel palpaba. era una entrega
bonita. Los acariciaba profundamente...¡y apretarlos provocaba!

El seno izquierdo se celaba. El derecho con tristeza, no quería
enojarlo, entonces solté la copa de vino y, con ambas manos
decidí fuerte palparles. Pero el derecho me tentaba, como el
pezón al lactante...Y de pronto vino a mi memoria una 
pregunta inquietante...¿auto-examen se llamaba, eso que
hay que practicarse?...Y entonces lo miré...¡era un encanto
de piel!. Era noble y no dolía ...y enseguida lo noté...yo un
bulto percibía

¡Tiré la copa de vino!...quería gritarle...¡lo siento! , ¡lo siento! 
y lloré por no cuidarlo y, de tanto que lloraba, no me percataba,
que lo amamantaba con mis lagrimas. Le pedí mil veces perdón, sin
dejar de acariciarlo...¡por no cuidarlo!...¡por no palparlo!
Nuevamente tomé la copa de vino y temblorosa...¡quise alzarla!
¡Brindo por ti! -le decía- tal vez no seas cáncer de mama...
y le pedía perdón...perdón por nunca palparlo. Y sorbía de aquel
vino. ¡Y me pareció escucharlo!...

"- Calla...¡no digas nada!
enciende una vela con letras
y con ellas escribe esperanzas
¡pon música y declama!
¡da un discurso resumido!
haz compases con las palmas
¡que todas toquen sus senos!
hoy de mi, te has salvado
¡hoy no soy cáncer de mama! "

¡Por favor amiga, tócate o que te toquen!
¡por favor amigo,si tanto la amas, tócala!

C.R.N.(2011)
Derechos Reservados
ESPAÑA

3 comentarios:

  1. Aunque este inconveniente no dejará de ser nada más que eso: un inconveniente pasajero
    Y con la amistad de meses, pero que equivale a siglos de sincera entrega, quedo a tu disposición en lo que pueda colaborar tanto contigo como con tu esposo Pepe.
    Un inmenso abrazo para los dos y tus hijos
    Con el cariño de siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inmensas gracias Antonio, se que es así. Un beso gran amigo...

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar