Loading...

jueves, 4 de abril de 2013

CRISÁLIDA


                                                                                     


                                                 
                                                                  


De nuevo te miro a través de la ventana
bajo las sombras, permaneces al acecho de la noche
ofrendando al sol que amanece
mientras sonríes y esculpes y se expande
el aroma agreste de los bosques

Te miro en la hora celada
de la madrugada y  los sueños trenzados
donde la ocarina conspira los vientos que emigran
y las piedras musgosas se lavan y acuestan las calles
santificando los silencios

Te pregunto dónde estabas antes de que llegaran las sombras
y si en algún norte te encuentras frágil y cansada
o sientes el frío del inclemente invierno
te pregunto una y otra vez
si hueles las rosas en primavera cuando las mueve la brisa
o si puedes explicarme porque no hay dos besos iguales
y los suspiros no son bisiestos

Solitaria, te acompaño
y advierto los reflejos que emergen de los manantiales
a través de los cristales donde tú y yo hemos implorado alguna tarde
abrigando los latidos de nuestras siestas
y un espejo mágico copia tu rostro y arde a sus destellos
entonces conversamos, como el sol lo hace con el ocaso
o las estaciones a su estío
conversamos de las letras del abecedario
y de aquella primavera cuando resplandecía tu rostro encelado
y disputabas tu pelo de siete colores al viento

Y me miras...
me miras y te duelen las heridas de mis manos
en la penumbra buscas algo tan absoluto como una caricia eterna
forjada de una locura inmensa  de una noche inmensa
mientras me escondo bajo el viento enlutado de luceros y escarchas
en ese momento callas y me observas en tu distancia
pensando quizá, que se nos ha hecho tarde
para bordar la noche beso a beso
entretanto los pájaros huyen rozando la seda de tus medias
que huelen a los siglos que te alejan

Pero no es tarde, tu luz sigue en mi ventana de soslayo
y te he disfrutado viendo como las estrellas rodeaban tu talle
y acariciaban hasta hacer daño a tus manos templadas
sintiéndome tan pequeña y tan frágil como un lucero al alba

Y te sigo observando a través de la ventana
esperando que amanezca y cese el viento
para refugiarme en tus alcobas y ser la rima que desnude tu verso
bajo el cortejo de mis dedos,
dime, ¿cómo expatrio mi ser a tus horizontes?
¿cómo me acerco a tu cuerpo constelado?
¡luna!...¡mi luna!

¡Quiero ser una crisálida!

C.R.N.(2013)
Derechos Reservados
ESPAÑA

jueves, 14 de marzo de 2013

SILENCIOS


Silencios de gritos mudos
suspendidos en la garganta
silencios de madrugada,
gestos en silencio que elevan
enloquecen, seducen y atrapan

Silencios sublimes de luna
silencios de sollozos 
y álgidas miradas
silencios preñados de más silencios
de húmedos labios 
yermos en noches oscuras celadas

Gestada en la celda de sus voces
dos enmudecidas palabras
jugando a sahumar un verso
en la espesura 
de las sombras enamoradas

Y en los arrabales de mi sosiego
otea el silencio de mis prisas
adivinando 
una luna que ya no existe

¡Tan solo una palabra!

Una palabra lúcida que pronuncia el verbo
una expresión que me evidencie
que justifique la espera,
o un principio y un final
que desvele mis silencios
agostados de incitantes sueños de quimeras

¡Tan solo una palabra
y cuántos, cuántos silencios,
sollozos eternos
y trasluces de miradas! 

C.R.N. (2013)
Derechos Reservados
ESPAÑA
Imagen tomada de la red

viernes, 8 de febrero de 2013

"LAS PERLAS DE SUS LAGRIMAS" (A Pau y Ferny )

Me quedé en silencio
aquella tarde

Y sentí el calor de sus miradas
los destellos infinitos
de prodigiosas luces

De sus rostros sin palabras

Solo cuatro lagrimas
y con pudor me acerqué
y abracé los sollozos 
que iluminaban como perlas

Sequé el llanto 
de cuatro gotas de rocío 
y seguí en silencio

Sin pronunciar sus nombres

 C.R.N.(2011)
Derechos Reservados
ESPAÑA



martes, 29 de enero de 2013

DELIRIO


                                                  

                                                 Se me ocurre
                                                porque te siesto
                                            escribirte sin palabras
                                         y al borde de algún sueño
                                                  durmiente
                                                   dormida
                                                durmiendo 
                                          con un solo de miradas
                                              lento, pronunciado
                                             delirarte despoblada
                                        y zondarte de impaciencia

                                                 Se me ocurre
                                          un día de esos contigo
                                         de los que no se regalan
                                                     tímida
                                                 escanciada
                                                 amanecida
                                         con un celaje de matices
                                             besar tu boca ávida
                                          y velarte de inquietudes

                                                 Se me ocurre
                                            mientras me acerco
                                   en el bélico placer de mi sonrojo
                                                   despacio
                                                      lenta
                                            darte el abrazo laxo
                                            entera, vacía, plena
                                      y respirarte de piel fragante

                                                Se me ocurre
                                     perfilarte en un papel blanco
                                      y me duelas en cada trazo
                                                   dolido
                                                 doliente
                                         y en un marco oscuro
                                    carente de tinta en las manos
                              plasmar de arpegios mudos tu cuerpo

                                               Se me ocurre
                                 naufragar una lagrima indolente
                                       de tu rostro atardecido
                                               rutinario
                                               fatigado
                                      al centellear de un ocaso
                                   mientras tanto mi pudor cae

                                             Se me ocurre
                                       inventar un momento
                                   y quedarnos al descubierto
                                           descansados
                                             olvidados
                                    piel contra piel amanecida
                                        asfixiando los latidos

                                             Se me ocurre...
                       
                             Se me ocurre, una silaba imaginaria
                                      en un verso no escrito
                                     que despeje los silencios
  
                                  Y una madrugada sin luna
                                        o una prosa herida
                                      o un sonido de viento
                                   o el murmullo de tu pecho
                            que sobreviva y muera a mi locura
                                              delirada
                                             delirante


                                                Delirio...

C.R.N. (2013)
Derechos Reservados
ESPAÑA

jueves, 27 de diciembre de 2012

" A ESTAS ALTURAS DE LA HISTORIA..."



                                                                       

María diría...

¡Ay José, José!
abatido yo te veo
con el rostro afligido
de pueblo de Oriente en duelo
si por ti soy un vergel
y soy nube de tu cielo
¡ay pecadora de mí!
el candil aún chispea
ayer lloré
hoy aún lloro
y soy más noble
que una aldea
¡ay José, José!
borra fútiles memorias
ayer fue hace un siglo
ayer ya es historia 
¡si soy un cordero de Dios!
no causes en mi más desvelo
¡queriéndote llorar no lloro
y llorándote aún te quiero!


Y José, mirándola a los ojos...


¡Ay María, María!
en la pradera hay pastores
y tejedoras que tejen
sus almibaradas lenguas
ayer fue hace un siglo
¡María, te haces vieja!
no me escribas de tu puño
en la huella de tu queja
¡mujer, mujer, no me llores!
que el llanto en tu mejilla
multiplican en mi el fuego
son la ofrenda y el fermento
de tus noches sin lucero
más si quieres llorar, llora
que no te cause recelo
llorando te conocí


¡y aún llorona te quiero!

C.R.N.(2012)
Derechos Reservados
ESPAÑA





" LA NOCHE..."


                                       



                                      


La noche fue un saxo desbordado
inseminando las notas de un violonchelo
la noche fue la tinta nazarena
cubriendo la piel de una luna en celo

La noche fue un conjuro de lágrimas
sollozando en los labios y suplicando el beso
la noche fue el sol de un desvelo
que transitaba el cielo irradiando los sueños

La noche fue semilla de un surco
deshojando con mimo las margaritas
la noche fue un trasiego de miradas 
y la ofrenda solitaria de lexías infinitas

La noche fue un cuerpo celeste
la esclava y ama empapada de luceros
la noche fue mujerzuela burlada
el silencio y los sarcasmos que clamaban un “te quiero”

La noche fue el declinar de un día
enjugadora de lamentos e instantes prohibidos
la noche fue lluvia rebosando gota a gota
la ternura y algarabía crepuscular de un río

La noche fue la nostalgia perenne
de la sangre azul en el umbral de un marismo
la noche fue la perla de una lágrima
y la comisura en los labios de crisálidas y mirtos

La noche fue la oquedad de un sueño 
en palabras no expresadas y pecados de alba
la noche engalanó el cielo de estrellas
con sus ojos zarcos de mirada malva

La noche fue olvido de un poema avieso
la veta del beso fecundo en los labios
la noche fue una memoria incauta
y la lluvia prematura de siete rayos

Y amé la noche de los saxos en su conjuro de lágrimas
amé la semilla y su aroma y, fui celeste y esclava…

Por eso la noche me duele en cada verso
me duele en el vórtice y el solfeo de sus letras
yo no inventé estrellas imaginarias
¡fue la noche!
la noche, que se hace poesía en mis venas

C.R.N. (2012)
Derechos Reservados
ESPAÑA 

jueves, 6 de diciembre de 2012

" VIEJO, mi querido viejo..."


"A mi padre, que hace cuatro años se olvidó de vivir,y ahora camina los senderos de los sueños y los silencios..."

Esta noche en especial, te recuerdo...
Te recuerdo y evoco los últimos instantes, en los que 
a tu lado, creí respirar aromas 
de incienso en la melancolía 
de mis ojos y en sus abatidas 
lágrimas. Esta noche te 
recuerdo, porque aún siento miedo 
de esa pena que dialoga 
en mi tristeza, vociferando que 
olvidaste quién eras y que 
habías desheredado mi nombre 
de tus labios y nunca entendí el porqué, si lo había amordazado a tu garganta, con el pañuelo blanco de la tregua...

Y no supe que hacer Viejo, 
para extraerte del olvido, 
o grabar de nuevo en tu memoria 
los momentos vividos. 
No pude encontrar ese lugar del tiempo que extravió las letras que moldeaba 
tu pulso, o el hechizo que usurpó 
de tus labios los nombres y las respuestas acertadas.

Tantas veces traté de comprar segundos de tu tiempo, quería estar dentro de ti y tallar de nuevo los recuerdos con mis manos, dibujar la sonrisa en los surcos de tu rostro, devolver a tus parpados erosionados la alegría y la frescura y belleza de las flores con sus perfumes de primavera. Quería Padre, extender contigo las manos y capturar los reflejos de mil arco iris diferentes...

Y no sabía que cuento contarte, 
o a que juego jugarte. Si 
contar un sueño de madrugada 
mientras te paseaba al calor de los rayos del sol y acariciaba tu rostro, o jugar contigo a volar sin alas en el cielo y tocar tu pelo al viento acurrucada en la luz verde de tus ojos. 

Sé que no me podías entender, 
aunque permaneciera horas 
hablando y acariciándote, pero podía intuir que disfrutabas mis historias en la monotonía de tu silencio. Recuerdo como me mirabas y te reías cuando te preguntaba...¿quién te robó los recuerdos?, ¿por qué olvidaste quién eras?, ¿por qué nadie me a enseñado una oración que llegue a tus silencios?.

Papá...
¡cuántas veces he dormido en tu regazo!,¡cuántas veces habrás pronunciado mi nombre, y ahora no puedes recordarlo!, ¡Dios!...¿por qué apagaste la luz y te marchaste, si tú y yo, 
éramos 
dos flores del mismo tallo?...

No se si pedirte perdón o disculpas, 
por no haber sabido 
escudriñar en tu mente 
y devolverte los matices de los 
sueños, por devolverte los gestos 
o el dulzor de tu mirada de infinitos destellos y, juntos, refugiarnos en 
un mundo en el que nadie te perturbara 
y construir una barrera para proteger 
tus sueños, tus pensamientos, 
tus ilusiones...

Esta noche te recuerdo y me dueles, 
me duelo a mi misma...
esta noche quiero implorar el tiempo 
que me queda, atrapar los minutos y los segundos...postergar su marcha y, escribir Padre, escribir mucho, para ganarle la batalla a mi memoria...y, aunque esta noche te recuerde y me duelas, decirte que no habrá sollozos, ni versos tristes, ni sombras fúnebres, ni siquiera un rosario tiritando en mis manos, porque he almorzado bocados de recuerdos y he bebido el llanto de mis ojos. También he rezado un Credo muy corto, tan corto como tu último latido. 

Por eso esta noche me dueles, y vestida de aurora, en medio del alba, haré un brindis que calme esta sed de ti y, festejaré que hace cuatro años, te llevó la enfermedad "del olvido".Y si acaso Viejo, a mi también me abandonaran las palabras, y se me olvidara recordar, voy a guardar esta carta entre las paginas de mi libro, para que alguien nos ponga la canción que solo tú y yo escuchamos, y en mayúscula escribiré; 

" CUANDO ME VAYA, QUE  ALGUIEN ME RECUERDE LLEVARME LAS ESTACIONES Y LOS PUNTOS CARDINALES PARA NUESTRO ENCUENTRO "...

C.R.N (2012)
Derechos Reservados
ESPAÑA

viernes, 23 de noviembre de 2012

" DIJO... "


Dijo que nunca escribiría versos
porque no sabría expresar lo que sentía,
y no era Poeta,
y mentía…
sus besos, eran estrofas de Neruda en mis labios ,
sus besos y, un “me gusta cuando callas”
eran los versos blancos del zéjel de una roca,
beso y beso, la rima de un cóncavo y un convexo,
y yo, la Cenicienta de sus palabras
cuando escribía , las mas dulces poesías en mi boca



Dijo que nunca pintaría sombras , ni valles oscurecidos,
ni pensamientos abstractos o alelíes encarnados,
porque no era pintor y, no reconocería un cuadro de Sorolla,
y mentía…
sus besos, impregnaban de acuarela mis labios,
dibujaban mi aliento con trazos de arcoíris, añil, verde y rosa,
y con el pincel de su delirio y mi pasión,
el Patio de Comares de La Alhambra
y una Tormenta sobre Peñarola,
quedaban delineadas en mi boca



Dijo que nunca sería un viejo lobo de mar
porque no era marinero,
y mentía…
sus besos se sumergían en mis labios
y eran náufragos en mis costas,
él, era el Almirante Nelson antes de su última batalla,
y el estribor de un beso furtivo,
al abordaje de mi boca



Dijo que nunca cantaría Arias,
ni leería pentagramas, ni recitaría estrofas,
porque no sabía cantar,
y mentía…
sus besos, como clavicordios, aparcaban notas en mis labios,
sus besos eran, Che gélida manina, Casta Diva y Nessun Dorma,
el madrigal de los astros más bellos, eran,
y sus cantos de alba, en la penumbra solar,
hacían eternos sus besos en mi boca



Dijo que nunca sería alfarero, porque no sabía moldear,
y destruiría cada átomo de la arcilla,
y mentía…
sus besos, eran ánforas en mis labios,
sus besos, sabían a fina arena del Desierto del Sáhara,
a Fontana de Trevi, con su agua clara traída a gotas,
y sus manos alfareras eran la botija
donde guardaba dos obras maestras,
sus besos y los besos de mi boca



Dijo que nunca cortaría un tulipán tempranero,
ni encinares ni alcornoques,
porque no era jardinero,
y mentía…
sus besos, llegaban fértiles a mis labios,
sus besos, eran los Jardines del Palacio Real
el limonero amarillo y, la simiente de las flores rojas,
la lluvia que empapaba azaleas y jazmines en los patios,
el verticilo y catástasis de mi boca



Dijo que nunca me dejaría
y nada lo apartaría del mundo que habíamos construido,
porque me amaba,
y mentía…
sus besos, borraron su nombre de mis labios,
sus besos, olvidaron el idioma que pronunciaba el mio,
y se marchó una tarde de duendes y princesas,
dejando la lumbre de un cirio blanco y una congoja,
y así, sus besos dejaron de ser la sed maligna
que nunca, nunca, se saciaba en mi boca



Y yo le dije, -si te vas, no voy a detener tu marcha,
ni tejeré tu ausencia hasta la madrugada,
porque no se tejer-
y no mentía…
en el tacto de mis manos, olvidé los estambres,
cansada estoy de sus mentiras locas,
y acompañada del sonido de un viejo blues,
se diluyeron estos versos en sus manos,
como se diluyeron sus besos en mi boca


C.R.N.(2012)
Derechos Reservados
ESPAÑA
Patio de Comares de La Alhambra